Fuera de radar

A la tierna izquierda (inter)nacional: A ver si se atreve a mirar a su muñequita

Leave a comment

Masaya Llavaneras Blanco

Hace poquito, en un país del Caribe que me recibió hermoso y enredado —como es el Caribe– me senté a conversar con compañeras feministas que me encontré en el camino.

Escuchándonos acentos, llegamos a mi venezolanidad, reímos y disfrutamos sabernos cercanas. Una de ellas me habla de lo cercana que siente “La Revolución.” Se engancha a decirme cómo en su momento le cambió la vida saber que tal cosa podía ocurrir, y que en Venezuela esa cosa —”la revolución“— era “real”.

A los pocos segundos me mira. Me nota silenciosa.

Me dice “Pero de lo está pasando ahora no vamos a hablar.”

En pleno círculo social esta chica que apenas me conoce me dice de qué hablaremos y de qué no con respecto a mi país de origen. Yo sonrío haciendo alarde de la trujillanidad que me heredó mi abuelo: ese sonreír con los labios cerrados, en silencio pero con tanto contenido. Sólo atino a decirle que “la verdad es que ahora Venezuela no está nada bien”.

Ella tuvo a bien seguir hablando —ahora incluso con la voz más fuerte— sobre las maravillas de la revolución, dirigiéndose a las otras chicas no tan enteradas de la vida en Venezuela o del país del que hablaba mi nueva amiga revolucionaria.

Hay algo que ella dejó muy en claro: no quería saber más, y no quería que las otras supieran nada que no se pareciera a la revolución de la que ella estaba hablando.

A su narrativa no le convenía mencionar la insatisfacción profunda, la escasez real, el hambre cotidiana, o la decepción insoportable. Su revolución es como una muñequita de porcelana de las que las abuelas más mayores tienen en el ceibó de la casa. Su revolución está guardada, como souvenir, como una postal que le mandaron de una tierra exótica porque esta chica (que de resto me caía muy bien) nunca había ido a Venezuela. Sin embargo estaba preparada para contarles a todas lo maravillosa que es la “revolución”, cual postales de Leningrado.

Su Revolución de porcelana es frágil, no aguanta preguntas, no resiste dudas y por tanto pretende aplastarlas. Su revolución no aguanta otras voces, su revolución no quiere verse en el espejo. Entonces la muñequita queda allí en el ceibó. Agarrando polvo. Las arañitas le hacen telarañas alrededor. Quizás hasta se hace un nido de chiripas justo allí, debajo de la muñequita, por dentro de la muñequita.

No sé si esta chica un día quiera limpiar sus muebles. Quién sabe qué se encuentre entonces, cuando quiera quitarle la película de polvo a la decoración de su ceibó. Es curioso que a pesar de lo tanto que la quiere, nunca la mira realmente. Sólo le gusta saber que su muñeca está ahí. No importa a qué costo. No importa en qué se convierta.

Ella dice dormir tranquila porque sabe que la(su) revolución existe.

Yo por el contrario encuentro cada día más difícil alcanzar el sueño.

cl-the-doll

La muñeca de Plaza Venezuela, 2011. De Masaya Llavaneras Blanco. Tomada de IslandiaCaravan (https://islandiacaravan.wordpress.com/2011/04/24/islandiacaravans-third-photo-exhibit-on-the-urban-landscape/)

 

Advertisements

Author: masayallb

Mamá, feminista, investigadora, viajera, lectora y a veces bloguera. Mom, feminist, researcher, traveler, reader and sometimes blogger.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s