Fuera de radar


9 Comments

Revolución y religión: un artículo que no debió ser

Por Antulio Rosales

No pensaba escribir sobre el tema del padre nuestro chavista porque no quería darle más importancia. Y es que, simplemente, no debía tenerla. Pero el asunto ha dado unas vueltas tales que me arrojo a escribir estas líneas que no debieron ser.

andrecc81s_garcicc81a_sincretismo-religioso-caracas-2008

Foto de Andrés García “Sincretismo Religioso”

Primero fue la propia noticia de la oración, hecha en el alargado Congreso pesuvista. El hecho fue transmitido en televisión nacional y luego rebotado por medio electrónicos, medios internacionales y redes sociales. El asunto en sí ya es alucinante; entre tantas cosas para discutir, aquellos delegados no tenían otra cosa en qué invertir su tiempo y su creatividad que en semejante homenaje al CS. Luego vino el acostumbrado teje-maneje bipolar venezolano de crítica y defensa que se mantiene todavía hoy. Alguien comentaba por ahí sobre las diferencias con el padre nuestro decididamente radical que salió de la cárcel de Yare hace unas dos décadas. Otra diferencia, ignorada por el comentarista, es que el actual lo pagamos todos. Lo pronuncian delegados de un partido político pero se transmite en el canal del Estado, se emite en el Teatro Teresa Carreño, con sus micrófonos y aire acondicionado cuyo recibo pasa por la cartera del Estado. Cara salió la gracia.

Pensé que el colmo había llegado hoy cuando leí que el Monseñor Mario Moronta condenaba el hecho y luego lo hicieron todos los obispos en pleno. Moronta denunció una suerte de plagio puesto que, según él, la oración había sido “inventada por el mismo Dios que se hizo hombre: Jesucristo”. Nada de colmos, me dije, y recordé que una vez estuve en una cola caraqueña escuchando Unión Radio y la conductora del programa llamaba a Baltazar Porras para conversar sobre la posible beatificación de José Gregorio Hernández. Le preguntó cuáles eran los ‘pasos de verificación científica de un milagro’ que necesitaba la Iglesia para proceder a tal beatificación. No me equivoqué, dijo científica, milagro, iglesia y verificación, todo en una misma oración. La conductora era Mari Pili Hernández quien entonces fungía de Ministra de la Juventud de un gobierno que a veces se llama revolucionario y otras veces progresista. Tenemos ahí algunas respuestas de por qué no avanza una agenda feminista que despenalice el aborto o reconozca la unión de personas del mismo sexo en Venezuela.

Tomado de El Nuevo Diario

Tomado de El Nuevo Diario

Es que algo tiene que estar mal en un país cuya discusión pública albergue en el centro de la mesa debates como éste. Esto trasciende la ya balurda yuxtaposición de ‘modelos’ entre el socialismo y el capitalismo. Cosas como esa deshacen esfuerzos que hace más de un siglo había promulgado Guzmán Blanco para imponer la laicidad y establecer una básica separación Estado-iglesia. Caramba, es mucho nadar para morir en la orilla.

 

Ahora bien, justo anoche hablaba Nicolás Maduro en el Sacudón-a-Ramírez sobre el diagnóstico nacional que había realizado bajo la ‘metodología chavista’ y la necesidad de invertir en educación, acelerar la investigación y poner la tecnología al servicio de la satisfacción de “demandas” de la sociedad. Seré propositivo, ya que finalmente escribí estas líneas. Ahí tiene pues, una primera tarea para la “revolución del conocimiento”. Debería comenzar por desmontar los rasgos confesionales del partido que lo erigió líder y destrabar la mezcolanza de Estado-eclesial en el que se está convirtiendo Venezuela bajo su manto.


Leave a comment

La Feria y el exhibicionismo proselitista

Por Raúl Cárdenas F.

La III Feria del Libro de Caracas comenzó este fin de semana. Es una ocasión formidable para apreciar el exhibicionismo proselitista en el cual se regodea la Revolución. La de hoy parecía un esfuerzo por hacerle olvidar a uno las cosas chéveres que alguna vez hizo este gobierno, como poner decenas de editoriales, miles de libros y gente a compartir en un espacio público. El evento tuvo lugar nuevamente en el Parque Los Caobos y la Plaza de los Museos, rodeada de los acostumbrados murales del Comandante Supremo, que después del 5-M se han convertido en la puesta en escena del encuentro pueblo-comandante que vivimos a cada rato y por diversas imágenes.

Frase clave de la Feria

Frase clave de la Feria

En esta oportunidad, es Earle Herrera el autor homenajeado; no es precisamente el más prolífico de los escritores caraqueños ni el más rupturista de los intelectuales de este valle. El slogan-cita que da la bienvenida a la Feria, refleja la profundidad del pensamiento del escritor: “Chávez rompió los esquemas de las ciencias de la comunicación y la política”.

Afortunadamente para los organizadores, la Feria coincide con el ágape del Partido Socialista Unido de Venezuela, en el cual reafirman el liderazgo de Nicolás Maduro y la inspiración espiritual del proceso en el pensamiento de Hugo Chávez, como “paradigma moral”. El Congreso te recuerda la centralidad del partido en la sociedad venezolana. La zona está acordonada por la seguridad y por los medios del gobierno-partido-Estado, el Teatro Teresa Carreño completamente tomado por la reunión y, por ende, la imposibilidad para el resto de los ciudadanos de usar sus instalaciones o el estacionamiento. Pero no hay problema, unos compas en la calle por Colegio de Ingenieros te cuidan el carro. “Bien cuidao” porque por ahí salen “los cocodrilos”, argumentan . El servicio cuesta 50 bolos y se paga por adelantado.

Omnímodo el pana

Omnímodo el pana

Las coincidencias no cesan; también es el cumple del pana CS. Es la excusa cumbre para el despliegue de una devoción carismática que obliga encartados especiales en Ciudad CCS, cuyas páginas impares, están todas dedicadas a, nuevamente, imágenes originales del pana. Por los lados del pabellón infantil retumba su historia de vida, partiendo por sus recorridos iniciales con Doña Elena, allá en las calles de Sabaneta de Barinas. La Feria la pasea el Alcalde, suponemos que en break del Congreso y lo acompañan cámaras de la prensa oficial.

369

369

Ah, por cierto, los libros. Sí, habían algunos. Ediciones repetidas que poco varían de otras Ferias similares. Los estantes distan mucho de la explosión editorial y creativa que esta cotidianidad exige. Los niños se la pueden pasar bien, el parque sigue vivo, hay estaciones para disfrazarse y una tienda de circo, quizás más amable que la que montaron en el Teresa Carreño. Siguen asistiendo casas editoriales diversas y de buena calidad, pero que traen colecciones casi idénticas a la edición anterior, y la anterior. De las mejores imágenes de las estanterías de hoy se encuentra un gran libro sobre Fidel Castro cubierto con una pequeña edición de 369 curiosidades sobre el sexo. Ocurrencias esas de los libreros, siempre irreverentes.