Fuera de radar


Leave a comment

La encrucijada electoral y la mirada (im)paciente de Suramérica

Por Antulio Rosales

El gobierno venezolano enfrenta una encrucijada existencial. Frente a la difícil situación que vive el país, no ha logrado movilizar suficientes fuerzas para ganar lo que denomina una ‘guerra económica’ producto de la mezcla de acaparamiento, especulación, desabastecimiento, escasez y bajísima producción. La tesis oficial achaca total responsabilidad al sector privado, inerte y parasitario que no está dispuesto a producir bajo las astringentes regulaciones que impone el Estado. Los privados, por su parte, rechazan las tesis conspirativas y culpan al gobierno de no cooperar y negarse a tomar medidas que parecieran elementales para echar adelante el aparato productivo.

En ese contexto, aparecen los políticos opositores de la vieja salida que llaman a una transición, forzando la renuncia de Maduro. Pero además, cada día se cuelan rumores y denuncias de conjuras armadas para derrocar al gobierno. Un sector importante de la oposición, por su parte, asegura que apuesta por la salida electoral, comenzando por las parlamentarias de este año, y se siente segura de poder ‘cobrar’ una eventual victoria dada la caída sistemática de apoyo al gobierno, tal y como indican numerosos estudios de opinión. Desestiman el ventajismo que provee las mermadas arcas nacionales, un CNE complaciente y unas FAN subordinadas al partido.

El gobierno parece comprometido en una estrategia riesgosa: mantener la situación límite que vive el país para forzar una suspensión de los comicios parlamentarios o, como ya sugirió el propio Maduro, proscribir a ciertos partidos de la oposición e inhabilitar figuras específicas por golpistas y sediciosos. Esta última opción sería la más viable porque dividiría a la oposición y le daría aliento a ciertas facciones revolucionarias que se verían con posibilidades de obtener curules fuera de la tarjeta del PSUV. Sería una fórmula idónea para mantener la fachada plural de las instituciones y seguir el ritmo de los invictos. Así, el CNE mantiene en suspenso la fecha de las elecciones y posterga temporalmente las primarias tanto del PSUV como de la MUD. En este ambiente, aumentan procedimientos contra opositores que buscan dividirlos y atizar las voces más radicales. El gobierno—claro está—denuncia maniobras violentas, infiltración de paramilitares e incluso intentos de intervención extranjera, como justificación.

Con la manito arriba

Con la manito arriba

La única forma de dirimir un escenario como el planteado es bajo la posibilidad de un encuentro electoral. Otra alternativa, es el camino de la imposición, que nunca está fuera de la mesa. Esa es la mirada que tienen hoy los líderes de la UNASUR que han comenzado a convidarse continuamente para facilitar un diálogo. Personajes tan disímiles como Juan Manuel Santos y José Mujica, pero también los cancilleres de Perú y Ecuador han hecho pronunciamientos clave para hacer que el cónclave suramericano facilite una salida institucional al diferendo venezolano. El propio Mujica planteó la posibilidad de un golpe y aunque criticó a la oposición más radical, también alentó a la corriente moderada en una movida inusual para uno de los líderes de izquierda regional.

El lugar de Venezuela en el mundo ha estado cambiando desde hace meses. Ya el proyecto regional que le otorgaba poder directo en el hemisferio parece haber entrado en bancarrota y uno de sus principales socios sacó un descuento Premium en la deuda de Petrocaribe. En estos momentos de falta de liquidez, Petrocaribe es más un dolor de cabeza para el gobierno que una garantía de apoyo y protección internacional. Ahora son los propios socios y amigos los que llaman a un diálogo. El Congreso brasileño pasó una moción que condena la situación venezolana y aunque fue apoyada casi exclusivamente por la oposición de ese país, cuenta con el beneplácito del partido del vice-presidente, lo que compromete la posición del gobierno de Dilma Rousseff.

Érase una vez

Érase una vez

Por primera vez en muchos años, el gobierno venezolano está reacio a asistir a una elección, se encuentra incómodo frente a las urnas y no pocos radicales internos le incitan a caer, más aún, en la trampa de la fuerza. ¿Quién en el gobierno puede beneficiarse en un contexto como ese? ¿Quién puede surgir como figura salvadora y unificadora del legado de Chávez? El mazo habla por sí solo. Maduro tiene en sus manos la posibilidad de medirse de manera ventajosa para sí y dirimir la puja en elecciones. Tiene también la posibilidad de invitar a sus amigos de la región para que faciliten un diálogo sincero entre las corrientes más racionales de los dos polos. Está en sus manos dejarse ayudar. Irónicamente, sería lo que habría hecho Chávez, quien tomó esa ruta luego de 2002 y creó las condiciones para medirse en 2004 con viento a favor. Maduro quizás no pueda torcer el viento, porque no controla los precios del petróleo, pero sí asumir con valentía el legado del Chávez que pese a (o precisamente por) todas sus vivezas, asistía a elecciones.

Advertisements


Leave a comment

La Feria y el exhibicionismo proselitista

Por Raúl Cárdenas F.

La III Feria del Libro de Caracas comenzó este fin de semana. Es una ocasión formidable para apreciar el exhibicionismo proselitista en el cual se regodea la Revolución. La de hoy parecía un esfuerzo por hacerle olvidar a uno las cosas chéveres que alguna vez hizo este gobierno, como poner decenas de editoriales, miles de libros y gente a compartir en un espacio público. El evento tuvo lugar nuevamente en el Parque Los Caobos y la Plaza de los Museos, rodeada de los acostumbrados murales del Comandante Supremo, que después del 5-M se han convertido en la puesta en escena del encuentro pueblo-comandante que vivimos a cada rato y por diversas imágenes.

Frase clave de la Feria

Frase clave de la Feria

En esta oportunidad, es Earle Herrera el autor homenajeado; no es precisamente el más prolífico de los escritores caraqueños ni el más rupturista de los intelectuales de este valle. El slogan-cita que da la bienvenida a la Feria, refleja la profundidad del pensamiento del escritor: “Chávez rompió los esquemas de las ciencias de la comunicación y la política”.

Afortunadamente para los organizadores, la Feria coincide con el ágape del Partido Socialista Unido de Venezuela, en el cual reafirman el liderazgo de Nicolás Maduro y la inspiración espiritual del proceso en el pensamiento de Hugo Chávez, como “paradigma moral”. El Congreso te recuerda la centralidad del partido en la sociedad venezolana. La zona está acordonada por la seguridad y por los medios del gobierno-partido-Estado, el Teatro Teresa Carreño completamente tomado por la reunión y, por ende, la imposibilidad para el resto de los ciudadanos de usar sus instalaciones o el estacionamiento. Pero no hay problema, unos compas en la calle por Colegio de Ingenieros te cuidan el carro. “Bien cuidao” porque por ahí salen “los cocodrilos”, argumentan . El servicio cuesta 50 bolos y se paga por adelantado.

Omnímodo el pana

Omnímodo el pana

Las coincidencias no cesan; también es el cumple del pana CS. Es la excusa cumbre para el despliegue de una devoción carismática que obliga encartados especiales en Ciudad CCS, cuyas páginas impares, están todas dedicadas a, nuevamente, imágenes originales del pana. Por los lados del pabellón infantil retumba su historia de vida, partiendo por sus recorridos iniciales con Doña Elena, allá en las calles de Sabaneta de Barinas. La Feria la pasea el Alcalde, suponemos que en break del Congreso y lo acompañan cámaras de la prensa oficial.

369

369

Ah, por cierto, los libros. Sí, habían algunos. Ediciones repetidas que poco varían de otras Ferias similares. Los estantes distan mucho de la explosión editorial y creativa que esta cotidianidad exige. Los niños se la pueden pasar bien, el parque sigue vivo, hay estaciones para disfrazarse y una tienda de circo, quizás más amable que la que montaron en el Teresa Carreño. Siguen asistiendo casas editoriales diversas y de buena calidad, pero que traen colecciones casi idénticas a la edición anterior, y la anterior. De las mejores imágenes de las estanterías de hoy se encuentra un gran libro sobre Fidel Castro cubierto con una pequeña edición de 369 curiosidades sobre el sexo. Ocurrencias esas de los libreros, siempre irreverentes.


2 Comments

Testimonio de la irresponsabilidad planificadora bolivariana

Por Raúl Cárdenas F.

Jorge Giordani

Jorge Giordani

Encontramos papel tualé. Esa fue la hazaña de hoy que, casualmente, se suma a la salida de Jorge Giordani del gabinete. Ante la dificultad que ha significado en estos días encontrar el papel, el agua embotellada o la harina, leí con esperanza su “Testimonio y Responsabilidad ante la historia”. Al fin y al cabo, prometía rendición de cuentas, asumir responsabilidades. Una cosa tendría que ver con la otra.

El testimonio se lee rápido. No hay rendición de cuentas. Hay una pataleta de un hombre cercano a los 80 años a quien no le han hecho caso en algunos meses, pese a su providencial relación con el CS. Ya han señalado por ahí la crítica contra Nicolás Maduro por ignorarle y darle más peso a los llamados ‘pragmáticos’ del gabinete. Pero hay que ir más allá del chisme ya conocido: Ramírez-Merentes y Giordani no se quieren.

A Giordani le molesta los signos de “independencia” que empiezan a cobrar organismos como PDVSA y el Banco Central frente al gobierno nacional. Hoy Giordani sí objetó el excesivo gasto público que lleva adelante el gobierno central, aunque fuera tan solo en su versión madurista. Justificó aquel gasto excesivo del cual él fue parcialmente responsable bajo el manto del antojo reeleccionista. Repasó los 600 mil millones de dólares ya gastados como una cifra más, como una anécdota redencionista de la Revolución Bolivariana. El hecho de que la renta petrolera, el presupuesto y para-presupuesto estuvieran al servicio de la elección presidencial, es solo una nota al pie de la simbología de una relación.

En últimas, para Giordani, el problema está en que no fueron nombrados funcionarios de su confianza a dirigir los opacos fondos soberanos, que no fuera él quien dirigiera la eutanasia de CADIVI y su migración paulatina al SICAD. El descontrol no se resuelve con transparencia y discusión (o la famosa ‘autocrítica’, de la que tanto gustan ufanar), se resuelve con funcionarios probos a ojos propios, actuando bajo los mismos mecanismos de oscurantismo burocrático que todos los demás.

El plan maestro de Giordani, que al parecer ha sido ignorado por Maduro, trataba de “romper con la percepción de corrupción” existente sobre el manejo de las finanzas públicas. Acabar con la corrupción es pedir demasiado. Este despelote se resuelve con una buena planificación socialista de gasto por objetivos que responda a criterios de eficiencia. ¡Qué riñones tiene este señor! Después de más de una década planificándole los sueños de gran potencia energética a la banda petro-improvisadora más famosa del continente, viene a decir que unos cuantos desajustes y uno que otro exceso, se resuelven con más de su planificación.

Hoy duerme tranquilo Giordani junto a su arrogancia. Piensa que cumplió con su deber, advirtió al país que PDVSA hoy está manejada bajo la lógica de intereses particulares, ajenos al control del Jefe máximo. Que el país se compromete con deudas imposibles de pagar si se le sigue diciendo que sí a todas las ocurrencias que tenga un bigotudo espontáneo en algún Gobierno de Calle. Ya él no será quien diga que sí, llegó otro en su lugar. Mi consuelo personal es que quizá le toque a él dilucidar mañana dónde encontrará el papel tualé.