Fuera de radar

Deuda a referéndum: la odiosa comparación de Venezuela y Grecia

Leave a comment

Por Antulio Rosales

Nicolás Maduro anunció en su discurso del 5 de julio que se siente inspirado a seguir el modelo de Grecia. Quizás desconociendo la situación griega o la venezolana, o ambas, el Presidente y otros comentaristas pretenden comparar el ambiente económico de los dos países.

Austeridad

Austeridad

En Grecia no hubo un referéndum acerca del deseo o no de pagar la deuda adquirida, se trataba rechazar las condiciones de austeridad impuestas por los acreedores. Estas condiciones hacen imposible que la economía griega crezca y por ende imposibilitan el pago. Eso lo dicen economistas de distintas corrientes. En eso insiste el gobierno griego, se necesita condonación de parte de esa deuda y dejar que Grecia apunte a un programa expansivo para crecer y poder pagar.

Venezuela ha adquirido deuda tanto en los mercados financieros como en China, Rusia y otros países emergentes. Sigue pagando su deuda y no ha refrendado con la población las condiciones a través de los cuales estos préstamos son adquiridos. Venezuela, además, es un importante acreedor de otros países del hemisferio occidental. Las relajadas condiciones de estos préstamos contrastan en gran medida con los que adquiere el país, y esto tampoco ha sido consultado con la población.

Dadas las circunstancias críticas de la economía, algunos economistas venezolanos en el norte han planteado incluso que resultaba moralmente plausible declararse en bancarrota. A esto, el propio Maduro respondió denunciando a estos analistas como traidores a la patria. Por ello resulta extraño que una posible moratoria griega pueda ser un ejemplo a seguir, se trataría justamente de aplicar las recomendaciones de Ricardo Hausmann, el más conspicuo de los “traidores” antes mencionados. Lo cierto es que una cesación de pagos será posible si el gobierno sigue negándose a tomar cualquier decisión que permita enfrentar la crisis y se encuentre sin reservas, con hiperinflación y más escasez, un camino que parece estar empeñado a recorrer. Hasta ahora, sin embargo, solo mantienen esfuerzos en conseguir más préstamos provenientes de China y Medio Oriente al tiempo que se permiten emitir más bonos en los mercados financieros pagando altísimos intereses.

Pasa inadvertido en la discusión pública nacional, pero lejos de detener el endeudamiento, el gobierno lo impulsa. Y lo que es más importante: recibe pagos a los cómodos créditos que otorga en América Latina y el Caribe con descuentos que ya soñaría recibir algún día de Wall Street o de China. En un contexto de bajos ingresos en divisas, el gobierno se ha conformado con el pago de menos de la mitad de la deuda dominicana y el 60% de la deuda uruguaya, que será cancelada parcialmente en especies.

Cola de la resaca. Tomado de Caracas Caos, foto de Globovisión.

Cola de la resaca. Tomado de Caracas Caos, foto de Globovisión.

Todo ello, en un contexto en el cual Venezuela sufre la resaca de una histórica década de gasto exorbitante, no precisamente de austeridad asfixiante. La situación griega es incomparable con el contexto actual venezolano, incluso si ambos se encontraran en un punto cercano de cesación de pagos. Para que haya un referéndum en Venezuela, primero tendrían que ser públicas las condiciones bajo las cuales el gobierno adquiere su deuda con China o tendría que ser de conocimiento público los descuentos que ofrece Venezuela a sus deudores. En efecto valdría la pena someter a voto popular esas condiciones y quizás ahí surjan inesperadas coincidencias con Grecia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s