Fuera de radar

El Mundial de Fútbol, odisea viajera y el ajuste suave

Leave a comment

Raúl Cárdenas F.

Justo hoy se completa un arduo y largo proceso personal por encontrar un pasaje que nos lleve pronto a Venezuela. Hoy mismo, el gobierno decidió dar un paso más para sincerar el tipo de cambio y le dijo a los venezolanos que terminó la manguangua de los pasajes a dólar ultra-subsidiado.

La culpa es de la capibara

La culpa es de la capibara

Necesitábamos llegar y pronto. Mis pesquisas arrojaban rebuscadas vueltas por todo el hemisferio para llegar de Canadá a Caracas. Los precios eran prohibitivos. Para sumar al estrés, aparecían noticias de nuevas aerolíneas que anunciaban su decisión de dejar de vender boletos, o su partida definitiva del país. La principal autoridad del área, vice-presidente económico, ministro y presidente de PDVSA, anunciaba que todo esto era por culpa del Mundial de Fútbol. Las aerolíneas se iban porque necesitaban cubrir la demanda de los fans y los equipos. Un mensaje para consumo interno porque, vamos, ¿quién podría creerle semejante absurdo? El propio Nicolás Maduro amenazó, tal vez también a nosotros mismos, con eso de ‘aerolínea que se vaya, no regresa’.

Ligando a la solidaridad revolucionaria intentamos ir por La Habana, no era opción. Aruba ya estaba vendido todo. Luego, olvidamos la era digital y pedimos ayuda profesional y con un agente de viaje logramos algo.

En simultáneo, el gobierno decidió pagar parte de la deuda con las aerolíneas. Y además, devaluó el bolívar para quienes compren pasajes desde Venezuela a la tasa de SICAD II, también subsidiada pero cinco veces más cara que SICAD I. Lo hizo a su muy particular estilo, gobernando al detal, con pasito tun-tun y sin llamar la medida por su nombre. Gobierno ‘fijará’ boletos a tasa SICAD II, dicen los titulares. Aquí no hay devaluación. Pero más importante aún: no hay ajuste.

Lo cierto es que el gobierno bolivariano, con sus eufemismos y gradualismos, está sobrellevando este cómodo default que tenía con los proveedores internacionales; todo con un ajuste de a poco, un ajuste suave. El salidismo ha sido posiblemente el mejor aliado del gobierno, dándole un formidable chivo expiatorio, un golpe suave que ocupa toda la atención en el contexto de estancamiento, devaluación, escasez y su correlato evidente: aumento de la pobreza.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s