Fuera de radar

Hashtag ecuménico: hacia los misterios gozosos

Leave a comment

Un año después de la muerte del Comandante Supremo, las masas bipolares venezolanas han quedado ávidas de un mesías y de un anti-cristo que valga la pena. El anti-chavismo radical tenía tiempo demandando la remoción inmediata de un Capriles Radonski dócil, pseudo-institucional y aparentemente democrático que cada día parecía más un ‘mono malandro’ que un tipo decente. Ahí salió Leopoldo, con su gesta guarimbera, con su crucecita y su novia bonita a salvar la patria por ese importante grupo de connacionales.

Para el chavismo, la cosa es más compleja. Saben que Maduro es un líder chucuto, lo ven como un tipo con buenas intenciones pero, al fin y al cabo, un comandante circunstancial, un Presidente accidental. ‘Hace lo que puede’, es la prédica lastimosa del chavismo conforme. ‘Es un hombre sencillo’ y lo encomendó el Comandante, se resignan, aunque con dudas. Tienen claro su anti-cristo, la trilogía del mal, con López y María Corina a la cabeza, pero que incluye a Capriles para que no se confunda ningún seguidor despistado: todo lo que parezca otro es fascista, escuálido y, por supuesto, maricón. Ahí entran los estudiantes, especialmente los que piden exámenes forenses para denunciar torturas que no pueden ser, porque no han sido interrogados.

En el chavismo radical, esto es momento de fiesta. Ya comenzaban a cansarse las tías ideológicamente débiles con el asunto de las colas y la falta de productos. Ellas no comprendían eso de la Guerra Económica y el plan orquestado desde el Imperio para torpedear los logros de la Revolución. Los chavistas radicales publican y anuncian con alegría que el SICAD 2 saldrá en cualquier momento, quizás hoy, quizás mañana, quizás pasado, y a nadie le importará. Habrá un nuevo ajuste cambiario y no tendrán que hacerse los locos, ni buscar explicaciones rebuscadas, porque nadie se las pedirá. No importa incluso que ello sea un mecanismo de mercado, diabólica relación social dominada por el capital. Maduro no era un candidato tan flojo, después de todo, hasta chistosos le quedan sus desatinos y sus buenas relaciones con la farándula nacional e internacional.

Fue preso Leopoldo y quedó acéfala esa oposición jihadista y rodilla en tierra. Montaron su guerra de guerrillas en cada esquina clase media que se encontraron (y en toda ciudad andina que se precie de serlo). Hicieron su plegaria universal con aliados en todo el mundo al son de #prayforvenezuela y #sosvenezuela. Eso sí es ecumenismo. Pero se quedaron sin mesías. El intento de radicalización le quedó mal a Capriles; ya no lo quieren, sospechan de él y de sus secuaces de la Mesa. Ellos saben que por ahí no van los tiros; eso de ir construyendo una mayoría es una pendejada de los políticos dizque profesionales y de los partidos. Son instituciones ilegítimas, así como el innombrable que le habla al pajarito. No creen en partidos que vengan a hacer estrategias electorales fútiles, no les hace falta. Ellos saben que son mayoría, se los dijo María Corina. Confían en sus barricadas y no se cansan, porque el que se cansa pierde. Ven caer la bandera de Cuba en Maiquetía como una señal inequívoca, saben que faltan 3 pinos. Están apegados a su profeta: Reinaldo dos Santos. Han encontrado analistas de la talla del Coco Jiménez, conjuran la inminente traición de Diosdado, el levantamiento de la aviación y el retorno definitivo de la democracia verdadera. Los misterios gozosos están a la vuelta de la esquina.

Raúl Cárdenas F.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s